Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

INTRODUCCIÓN

Se define como problemas de aprendizaje un tipo de dificultades que acusan a niños con un Coeficiente Intelectual (CI) normal y sin trastornos psicológicos severos pero que sin embargo, muestran una ejecución escolar por debajo de sus capacidades (Kirt 1962) Esta definición poco ha cambiado desde los 60 a pesar de su heterogeneidad y la amplitud de perfiles con los que puede relacionarse.

A pesar de que los Problemas de Aprendizaje están incluidos en el DSM IV correlacionan con otros trastornos psicológicos como TDAH, TGD y otros trastornos de la infancia y adolescencia.

Por ello la evaluación debe ser completa y pormenorizada ya que un buen diagnóstico diferencial va a ser el único que nos permita diseñar un tratamiento o adaptación ajustada a las necesidades de cada niño.

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH)

Una posible definición del Trastorno por déficit de atención sería “un patrón de comportamiento, persistente a lo largo del tiempo, que afecta a los derechos de los otros y violenta las normas apropiadas de la edad. Implica la presencia de conductas inadecuadas para la edad, dificultades en el funcionamiento diario del alumno en el ámbito familiar, escolar, social. Llegando a ser visto con frecuencia como “inmanejables” por las personas de su entorno” (Kazdin 1995).

Para diseñar una clasificación útil en el ámbito educativo el DSM IV clasificas tres subtipos ya que el TDAH puede presentarse con o sin hiperactividad:

1. Déficit de atención

2. Hiperactividad

• Dificultad para mantener la atención en tareas.
• Dificultad para centrarse en una sola tarea de trabajo o estudio.
• No prestar atención suficiente a los detalles, incurriendo en errores en las tareas o trabajos.
• No siguen instrucciones y no finalizan las tareas o encargos.
• Parecen no escuchar.
• Dificultades para organizar, planificar, completar y/o ejecutar las tareas.
• Suelen evitar las tareas que suelen implicar un esfuerzo mental sostenido.
• Se distraen fácilmente por estímulos irrelevantes.
• A menudo, pierden los objetos necesarios para las tareas.
• A menudo, abandonan su asiento.
• Mueven constantemente manos y pies.
• Corren y saltan en ocasiones inapropiadas.
• Presentan dificultades para dedicarse tranquilamente a las diferentes actividades.
• Hablan en exceso.
• Siempre en un movimiento, actual “como impulsados por un motor”. Para Kazdin, “la hiperactividad se reconoce cuando la actividad no presenta finalidad alguna”.

3. Impulsividad

• Responden de forma precipitada antes de que las preguntas se hayan formulado completamente.
• Dificultades para esperar el turno.
• Interrumpen a otros.

Aunque para Kazdin, algunos de estos síntomas deben estar presentes antes de los 7 años de edad, otros autores señalan la importancia de la atención como un proceso madurativo que se presenta en la normalidad de niños sanos en las primeras etapas, y para el DSM solo puede ser diagnosticado cuando estos síntomas se manifiestan después de los 7 años.

Algunos de estos síntomas han de estar presentes en dos o más ambientes de la vida del niño (escuela, hogar…)

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Existen algunos otros diagnósticos que manifiestan el déficit de atención como síntoma dentro de un cuadro más complejo y que no cumplen los criterios diagnósticos de un TDAH:

• Dislexia: Dificultad específica de la adquisición de los dominios y funciones de lecto-escritura debidos a la alteración de la ruta visual o fonológica en el que suele observarse déficit de atención y pobre amplitud de memoria de trabajo.
• Trastorno de Asperger (TGD): Trastorno generalizado del desarrollo, que se relaciona con dificultad en el vínculo con otro, y que suelen presentar déficit de atención entre otros problemas.
• Trastornos neurológicos: La atención es una función ejecutiva vinculada a la maduración de los lóbulos frontales y al desarrollo psico-social. A menudo, la prematuridad, el síndrome de alcohol fetal o el déficit de estimulación sensorial se relacionan con este tipo de dificultades siendo fundamental la derivación a un neuro-pediatra y neuropsicólogo. EVALUACIÓN Es necesaria una evaluación compleja por un equipo multidisciplinar que implique a psicólogos, profesores y médicos. Es fundamental evaluar:
• Atención sostenida (Pruebas de CPT)
• Memoria de trabajo
• Comprensión de órdenes complejas
• Fluidez verbal
• Organización viso-perceptiva Resulta de gran interés elaborar un perfil por dominios para poder hacer un buen diagnóstico basado en funciones neuro-psicológicas y no tanto en escalas subjetivas en las que suele existir discrepancia entre la opinión de padres y profesores.

ORIENTACIONES

1. Déficit de atención:

2. Impulsividad:

• Sentarse en las primeras filas
• Tiempos de atención cortos
• Permitirle moverse en el aula de un modo ordenado (borrar la pizarra, ir a por tizas, tirar la basura…
• Recordarle que apunte en la agenda
• No mandar para casa todo lo que no le de tiempo a realizar en clase, el profesor debe decidir qué es lo más importante.
• Juegos de prevención de respuesta Esperar un minuto antes de contestar una pregunta Preparar una tarea apetecible y que tenga que esperar con todos los elementos preparados Jugar a que gana el último (pilla-pilla, juegos de preguntas y respuestas…)

OTROS ASPECTOS A TENER EN CUENTA

• Implicar a los padres en el proceso es fundamental, ya que la atención en casa (tener hábitos que impliquen responsabilidad) es la primera tarea de atención.
• Estar pendiente de otros factores emocionales que pueden estar implicados en estas dificultades de aprendizaje, ya que duelos no resueltos, preocupaciones o ansiedad pueden presentarse bajo el síntoma de déficit de atención sin que se trate de TDAH.
• Vivimos en una sociedad “hiperactiva”, el la que no hay tiempo para nada que no sea productivo, y no hay conciencia de la espera. Por eso no es casualidad que sea este un trastorno contemporáneo con una incidencia que se ha multiplicado en los últimos años. Los niños, a menudo, hacen síntoma y nos recuerdan la necesidad de parar.

Cayetana Correa Delgado

Psicóloga sanitaria, neuropsicóloga acreditada y psicoanalista.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

-B. First, M. 2009. DSM IV-Tr: Manual diagnóstico estadístico de los trastornos mentales. Masson. -Soriano, N., Miranda, I., Cuenca, I. 1999. Intervención psicopedagógica en las dificultades del aprendizaje escolar. Rev Neurol. 28 (Supl 2): S 94-100 -Spreen. O., Strauss. E. 1998. A compendium of neuropsychological tests: administration, norms, and commentary. Oxford, university press. -Kazdin-Allan, E. 1995. Conduct disorders in children; Conduct disorders in adolescence; Child Behavior Disorders; Social Behavior Disorders; in infancy & childhood; in adolescente. Sage Publications, Inc.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario